martes, 29 de enero de 2008

¿Hay capitalismo o socialismo en Venezuela?


En nuestro país, no estamos ahora mismo en un sistema socialista. Eso es parte de las mentiras de los grandes medios privados.

En realidad, vivimos en un capitalismo de Estado, en el que ocurren muchas de esas cosas que muy bien nos señalan los adversarios esclarecidos en el plano de las ideas como incompatibles con el socialismo.

Un capitalismo de Estado es un sistema en el cual el Estado no deja a las llamadas "fuerzas del mercado" definir libremente la oferta y la demanda, sino que, tomando en cuenta el impacto social del mercado capitalista en tanto generador de empleo y condiciones de vida humanas, interviene en él, ya sea mediante compras del Estado a pymes, intervención financiera con la anuencia del Banco Central para estimular la producción nacional, créditos, estimulo al consumo privado y público, todo a los fines de hacer crecer, por la vía del intervencionismo de Estado (como dirían los liberales hayekianos) el Producto Nacional Bruto (la producción en el país, por las fuerzas productivas nacionales).

Sin embargo, a diferencia de las críticas malintencionadas del oposicionismo, este momento histórico dentro de la construcción del socialismo bolivariano no es indeseable. El socialismo como doctrina política y económica, siendo materialista, siempre precognizó como necesario para pasar al socialismo que el capitalismo nacional estuviera maduro, las fuerzas productivas que hayan alcanzado la mayor riqueza posible, porque...¿qué se va a redistribuir, la pobreza?

Ahora bien, ¿que está pasando en nuestro país?

A consecuencia de la casi destrucción del país como consecuencia de las políticas de libre mercado desarrolladas en nuestro país por casi 20 años y particularmente aplicadas con mayor presión desde el II Gobierno de CAP, las fuerzas nacionales (trabajadores, empleados, campesinos, empresarios patriotas) decidimos apoyar a Hugo Chávez Frías, como líder, a los fines nos ayudara a encontrar una SALIDA para el laberinto en el que los lacayos políticos (AD, COPEI) y las Oligarquias apátridas (reunidas muchas de ellas en FEDECAMARAS) habian llevado al país, al postrarlo de rodillas frente a los organismos multilaterales (FMI, BM) que nos quitaban soberania al ser ellos, directamente, los que decidian qué era bueno y malo para el país.

Y claro, era "bueno" sólo aquéllo que aumentara la pobreza y las brechas sociales, siempre poniendo en primer lugar los intereses de las grandes transnacionales, para enriquecerlas groseramente a costa de la población y sus derechos sociales (integral parte de los DDHH).

Primero, por supuesto, enfrentamos la gran resistencia del fascismo local, estimulado via mass media por las Oligarquias criollas dueñas de los grandes medios de comunicación, que descaradamente, y con la anuencia de ciertos países con intereses políticos y económicos en nuestro país, dieron un Golpe de Estado e intentaron revocar el mandato al Presidente Chavez.

Pero en diciembre de 2006, volvimos a ganar con casi el 60% de los votos y una participación masiva de las fuerzas patriotas que defendemos este proceso de cambios por la vía pacífica y democrática.

Ahora bien, ¿estamos en socialismo hoy, 2008?

No.

El socialismo se va construyendo. Y asi como, en teoria, es una transición al comunismo, la creación del socialismo también implica una transición, del capitalismo liberal que teníamos en los 90, violento, sociófago, destructor e inhumano, al socialismo, utilizando como puente el capitalismo de Estado , que es la etapa en la que nos encontramos hoy. Pero no nos engañemos: acá el capitalismo de Estado convive con las fuerzas populares que desean el socialismo y que, guiados por el Presidente Chávez, vamos construyendo, dialécticamente, las bases del socialismo.

Sin embargo, no contamos con un mapa preconcebido. Vamos por el camino, y por ese sendero, vamos ajustando el mapa teórico y critico con el que contamos. Ahora mismo, para la construcción del socialismo, contamos con la orientación del gran Proyecto Nacional Simon Bolivar (Plan de la Nacion 2007-2013). Mediante ese plan, vamos desarrollando diferentes aspectos que son necesarios para el gran objetivo del socialismo bolivariano, que es alcanzar la mayor suma de felicidad posible.

Ciertamente, lo primero para hacer triunfar el socialismo es instalar nuevos valores, valores socialistas, en el pueblo venezolano, aún enredado en sus afectos por valores que estimulan el
consumo y competencia que es la base del capitalismo, como por ejemplo, el alto nivel de aprecio que hay en nuestro pueblo por loterias, concursos de belleza, hipismo, malls y otras diversiones parecidas.Todavía la población venezolana no ha tomado consciencia de lo contrarios que son al socialismo.

Pero, la realidad socialista, en la medida que vaya avanzando, irá cambiando patrones capitalistas, y viceversa: los valores socialistas, (Tercer Motor) en su debido momento, y gracias a la educación irán haciendo desaparecer el alto valor que la sociedad venezolana le da estos concursos.