martes, 19 de junio de 2007

ARGELIA LAYA, CIMARRONA...


Hubo una maestra que se negó a aceptar que un niño no podía educarse si no tenía zapatos y camisa apropiada...que enseñó a los niños en cholas de plástico , bajo frondosas matas de mango y de mamón, sus derechos como ciudadanos venezolanos...

Hubo una militante socialista que decidió luchar para que sus hijos no fueran víctimas de una sociedad capitalista, racista y opresora...y se fue a la guerrilla.

Se le conoció como la "Comandanta Jacinta"...

Hubo una líder popular que logró ser Presidenta del partido "Movimiento al Socialismo".
Y lo logró, no por decisión de los machos del partido, sino por el voto popular de cientos de miles de seguidores que jamás votaban y que decidieron hacerlo sólo cuando ella se postuló...

Hubo una mujer que luchó por el derecho de las mujeres a decidir por sí mismas si deseaban o no un embarazo, el cual es, con frecuencia, el derecho de la mujer a decidir su propia vida...

Hubo una representante que se enfrentó a la sociedad que marginaba a las niñas estudiantes que quedaban embarazadas, obligándolas a desertar de la escuela.

Sociedad hipócrita que condena al aborto y a la madre-víctima a expurgar sus "culpas" en el infierno de la pobreza eterna...

Hubo una hermana que logró que las mujeres tuviéramos la oportunidad de ser representadas en una proporción relativa del 30%, en la Asamblea Nacional, buscando la igualdad de género en la representación y, simbólicamente, en el acceso al trabajo....
Si ésa mujer viviera hoy, lucharía por elevarla al 50%...seguro que sí.
Hubo un ser humano que nos aconsejó que no nos quedaramos en el plano de las ideas, sino que actuáramos...
Esa mujer se llamó Argelia Laya.
No encontré su foto en ningún sitio de la web...como si quisieran borrarla de la memoria popular...
Pero, a cambio, le rindo homenaje con el retrato de otra cimarrona inmortal, Matea, que educó al
Libertador Bolívar.
Para educar a un hombre amante de la Libertad y la Igualdad y decidido a conquistarla para todos, se necesita ser cimarrona, es decir, rebelde y libertaria.
Y eso quería la maestra Laya para todos los venezolanos y venezolanas.
Que se convirtieran en ciudadanos que, no sólo amaran la Libertad y la Igualdad, sino que la vivieran en carne viva, acá en la tierra...
Como toda una cimarrona, criada en los valores sincréticos de su Río Chico natal....
Valores que conservan mucho de los yorubas, procedentes de África, una de nuestras Madres Patrias..

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Yurlen. Sobre tu escrito de Argelia Laya, tuve el honor de tenerla como profesora en el liceo y fue mi madrina de promoción, así que tengo fotos de ella. Estan a tu disposición, mi telf. 0212-4423017.
La pof. Argelia fue y será por siempre, una maravillosa persona, todos la adorabamos, con una calidad HUMANA impresionante. Me alegra mucho que alguien se acuerde de ella y trate de reivindicarla. Gracias.

Yurlen Rondon dijo...

Que lindo!!!

Si puedes, escanéales y mandámelas a mi correo:

yurlen@yahoo.es

redargelialaya dijo...

Hola, a través de esta vía se les informa que está naciendo la red Argelia Laya que agrupa a maestros, profesores, estudiantes universitarios, sociedad civil, consejos comunales, etc. para generar ideas críticas con respecto a las políticas educativas del Estado venezolano. Asumiendo de esta manera el deber de particiación ciudadana consagrado en la Constitución Nacional.
Únete a nuestra red podremos asumir una posición seria y congruente ante la imposición de un diseño curricular inconsulto y ante el inminente peligro de que se apruebe por vía ley habilitante la ley de educación sin escuchar las voces del poder constituyente que no es otro que la del pueblo soberano

justo dijo...

Espero que este blog este abierto también a las críticas.

Me llamó la atención esta entrada por que viví largo tiempo en Barlovento y guardo gran cariño a esa tierra y su gente, este post está muy correcto.

Pero veo que el lineamiento del blog parece estar cegado por un espejismo, el que trata de mantener un ególatra que está improvisando la construcción del futuro de Venezuela basándose en un guión fracasado, que nos conducirá a la misería material y humana característica de los países sometidos al totalitarismo.

No quiero hoy profundizar en ningún aspecto particular, sólo quisiera que, si alguien llega a leer esta nota, reflexionara sobre la evidente irracionalidad del personaje que conduce al país y la clara conducta saqueadora de los oportunistas delincuentes que le rodean.

Lo digo desde la pespectiva de alguien que también hasta que alcanzó a ver quienes estaban detrás de lo que es sólo una farsa.